La curva del olvido. ¿Qué ocurre si no repasamos?

Seguro que a lo largo de tu vida, y sobre todo preparando esta oposición a Policía Nacional, has hecho esfuerzos tremendos a la hora de memorizar nuevos conocimientos o habilidades y, a medida que pasa el tiempo y sigues dando paso a nuevos contenidos, te das cuenta de que no recuerdas nada de lo aprendido. Has asistido a clases de preparación regularmente, has subrayado lo más importante, has elaborado tus propios resúmenes al finalizar un tema, has realizado tests, e incluso al acabar un epígrafe, le has pedido a ese familiar o amigo que ponga a prueba tus conocimientos. «¿Qué estoy haciendo mal?» Te preguntas. Que no cunda el pánico, todo tiene su explicación. 

 

Nuestro cerebro tiene una gran capacidad para almacenar información, sin embargo, retener dicha información no es tan sencillo.

Es aquí cuando entra en juego el olvido. A medida que pasa el tiempo, tendemos a desechar involuntariamente aquellos datos que no necesitamos ni utilizamos en nuestra vida cotidiana, y esto ocurre debido a que no les prestamos atención. Así pues, los nuevos conocimientos que vamos adquiriendo van reemplazando a los antiguos, haciendo que estos se deterioren progresivamente.

 

LA CURVA DEL OLVIDO

El primer estudio importante en este campo lo realizó el psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus, en 1885, cuando decidió poner a prueba su capacidad para memorizar utilizando listas de sílabas sin sentido, llegando a memorizarlas al 100 % y evaluando cuántas recordaba según iba pasando el tiempo. A partir de sus investigaciones, diseñó la curva del olvido, un gráfico que se representa de la siguiente manera:

 

El eje «Y» muestra el porcentaje de información que podemos retener, mientras que el eje «X» representa el tiempo.

 

Supongamos que hoy hemos aprendido por primera vez el título I de la Constitución española. La capacidad de retención al finalizar el estudio es de un 100 %, pero vemos que a medida que va pasando el tiempo, si no repasamos, el nivel de retención de la materia aprendida va disminuyendo drásticamente, pudiendo desaparecer más de la mitad de la información durante las primeras horas.

Durante el segundo día, lo que recordamos no llega ni a un 30 %, y una semana después, el porcentaje de retención es prácticamente nulo, por lo que para reaprenderlo deberemos dedicarle el mismo tiempo que la primera vez, haciendo que todo el esfuerzo y empeño que empleamos el primer día no haya servido de nada.

 

 

REPETICIÓN ESPACIADA

Para evitar que esto suceda, debemos modificar la primera curva empleando la repetición espaciada, es decir, con ayuda de repasos.

  • Puesto que la mayor parte de la información se pierde al poco tiempo de haberla estudiado, es conveniente realizar el primer repaso uno o dos días después, ya que recuperaremos el porcentaje de retención al 100 % que teníamos el primer día. Con ello, tardaremos menos tiempo en olvidar la materia hasta el siguiente repaso y evitaremos la pérdida casi total de lo que hemos aprendido.
  • El segundo repaso lo realizaremos al rededor de una semana después, ya que si hicimos el primer repaso, nuestro nivel de retención rondará entre el 80 y 90 % y recuperarlo no nos supondrá mucho esfuerzo. En cambio, si no hubiéramos hecho ese primer repaso, probablemente no recordemos absolutamente nada.
  • Pasados quince días, vemos como tras esa segunda revisión, la curva se ha mantenido casi intacta y seguimos recordando entre un 80 y 90 %, por tanto, si volvemos a repasar una tercera vez, la recuperación será «pan comido». Fíjate qué hubiera ocurrido si no hubiésemos repasado nada desde el primer día. El nivel de retención sería nulo. Por otro lado, si solo hubiéramos efectuado un repaso, a los quince días recordaríamos solo un 60 %, volviendo a tener que estudiar casi la mitad de la información.
  • El cuarto repaso y posteriores, podrían realizarse de mes a mes, ya que si hemos ido realizando todos los repasos aconsejados, todavía conservaremos un 90 % de los conocimientos.

Podemos observar en la gráfica, que tras cada repaso la curva tiende a ser más plana y por tanto, la pérdida de información es menor que tras los repasos anteriores.

 

Si consideramos todo lo expuesto anteriormente, podemos comprobar que las revisiones sirven para reforzar las ideas de nuestra mente, y si se hacen con la periodicidad que recomienda la curva del olvido, lo normal es que los conocimientos queden fijados y se recuperen con mayor facilidad que si empezásemos desde cero.

Por tanto, en la contrarreloj que supone preparar esta oposición, en lugar de realizar un único estudio en profundidad que acabe en la pérdida total de los conocimientos adquiridos, es necesario poner en práctica esta estrategia, es decir, gestionar nuestro tiempo de estudio planificando diversos repasos sobre lo que ya hemos estudiado, aumentando así, la calidad de la información retenida y por consiguiente, nuestras posibilidades de éxito.

 

Recuerda: cada repaso evita un fracaso.

Estrategias para retener la información

Existen miles de técnicas de estudio que puedes emplear a la hora de adquirir nuevos conocimientos, incluso seguro que ya las has puesto en práctica a lo largo de tu vida académica, pero puede que no sean suficientes para cumplir tu objetivo, que es el de agilizar y mantener el proceso de retención. Ya no estás en el instituto donde sobra con estudiar un día antes porque tu nivel de retención sigue al 80-90 % o donde los exámenes se realizan en cortos periodos de tiempo. Estás preparando una oposición a Policía Nacional en la que probablemente, desde que abras el temario el primer día, hasta que lo finalices, haya pasado cerca de un año (o incluso más), por tanto, es necesario aplicar una serie de consejos, trucos y estrategias que te mostramos a continuación:

 

  1. El nivel de información previo que se tiene sobre esa materia ayuda a la hora de estudiarla. Es decir, cuanto más se conozca acerca de una asignatura, más sencillo será aprender unos datos sobre ella. La nueva información se asienta sobre la anterior, por eso es importante crear una buena base, entender lo que estás estudiando y no limitarse a memorizar.
  2. El momento del día en el que se estudia es otro factor determinante. Según la teoría de la interferencia, el conocimiento se olvida más fácilmente cuando se realizan actividades que interfieren con el estudio, ya sea comer, conducir, o simplemente pensar en las cosas que te quedan por hacer antes de acabar la jornada. Por tanto, se recomienda estudiar durante las últimas horas del día o antes de dormir, ya que después no habrá actividades ni informaciones nuevas que puedan interferir.
  3. Como ya hemos visto al principio del artículo, la periodicidad con la que se repasa es un factor clave para mantener ese porcentaje de retención lo más alto posible. Los repasos garantizan que la información previamente estudiada, permanezcan por más tiempo en la memoria, incluidas las ideas secundarias y los detalles.
  4. El uso de reglas mnemotécnicas también resulta de gran utilidad, ya que con ellas puedes recordar una secuencia de datos relacionándolo con palabras, imágenes, símbolos, etc.
  5. La utilidad que se le da al conocimiento también mejora el aprendizaje. Es decir, si limitamos el uso de dicho conocimiento a nivel académico, solo a los momentos que empleamos para estudiar, se tienen menos posibilidades de retenerlo que si se emplea en cualquier momento del día. Por ejemplo, si te encuentras comiendo con tu familia, y en la televisión aparece una noticia en la que se ha cometido un delito, ¡aprovecha!, explícale a los tuyos el concepto de detención y cuáles son los pasos a seguir. De esa manera repasarás el tema 16 en una situación más «informal», rebajando el nivel de tensión, y por si fuera poco, reforzará tu autoestima al demostrar ante los demás lo preparado que te encuentras.
  6. También puedes aprovechar cualquier momento del día para repasar el tema de forma diferente, mientras entrenas, conduces, o si decides descansar la vista dejando a un lado la pantalla del ordenador o los apuntes por unas horas.
  7. Mentalidad ganadora. Las emociones también juegan un papel importante en tu memoria. Si mantienes una actitud positiva, visualizando en todo momento tu objetivo, tu mente estará más receptiva a la hora de captar y retener nuevos conceptos. Habrán momentos durante este duro camino hacia la meta en los que te sentirás frustrado y con ganas de tirar la toalla, es ahí cuando tu mente se cierra, dificultando la entrada de cualquier información. Por eso, es importante pararte a pensar: «¿por qué estoy aquí?». Seguro que recuerdas aquel día en el que decidiste embarcarte en esta aventura, llen@ de motivación y ganas porque al final del camino se encontraba tu sueño. Nunca lo olvides. Como ya hemos dicho en repetidas ocasiones, nosotros SÍ creemos en ti, es el momento de que lo hagas tú y demuestres que estás capacitado para ello. 

 

Ahora que ya conoces la importancia de realizar repasos a lo largo del tiempo, planifica tu estudio de manera que los incluyas periódicamente. De esa forma, y poniendo en práctica los trucos que te hemos mostrado en líneas anteriores, notarás como tu capacidad retentiva mejora por momentos. Además, evitarás perder el tiempo que emplearías en volver a estudiar desde cero ese tema que no «tocas» desde hace meses. Todos sabemos que a estas alturas el tiempo es oro, ¡optimicémoslo!

 

Y no lo olvides: la guerra se gana con pequeñas batallas, piensa en que cada repaso equivale a una batalla ganada, y felicítate a ti mismo por haberlo conseguido. Ahora, a por la siguiente. ¡Cada día estás más cerca de la meta!

Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

El Rincón del Policía. Web dedicada a la preparación del Proceso Selectivo Escala Básica del Cuerpo de Policía Nacional. Propiedad del Grupo RdP (El Rincón del Policía S.L.)

Teléfono fijo: 911 333 252

Teléfono móvil: 622 730 759

Whatsapp: 622 730 759

Rellene el siguiente formulario para suscribirse al boletín de noticias de RDP Formación.

Pincha en el siguiente botón si quieres recibir todas las noticias
Acceso a Zona Alumnos

Acceso a Zona Alumnos

Acceso Campus Online

Acceso Campus Online



Somos profesionales en la formación para el acceso a FCS. Si estás interesado/a en preparar la oposición a Guardia Civil. Accede pinchando en el siguiente botón a nuestra web de El Rincón del Guardia Civil.


usuarios online