Consejos para afrontar el examen en una oposición

Consejos para afrontar el examen de la oposición a CNP
Consejos para afrontar el examen de la oposición a CNP

A lo largo de nuestra experiencia como opositores y profesionales formando a los mismos, nos encontramos en muchas ocasiones que no solo basta con haber estudiado muchas horas, haber hecho muchos exámenes o recibido muy buenas clases. 

 

Uno de los problemas más habituales es cómo afrontar un examen el día que nos lo ponen delante y es totalmente real, es decir, ya no hablamos de una simulación y cada cosa que hagamos en ese plazo de tiempo, contará para aprobar o suspender. 

 

En este post vamos a dar unas recomendaciones muy útiles así como enumeraremos unos errores comunes que se cometen sin tan siquiera saberlo.

Cómo se puntúa este examen

Algo que muchos de los opositores no conocen es la forma de puntuar que tienen los exámenes en el proceso selectivo.

 

En concreto, la oposición a CNP, tiene una característica especial y es que, aunque el examen es puntuable (de 0 a 10 puntos), solo basta con sacar un 5 para pasar a la siguiente prueba. Es decir, la nota del examen teórico no se va a utlizar para hacer una media con las físicas (como sí ocurre en las oposiciónes a Policía Local de Madrid, por ejemplo). Sabiendo esto, ya sabemos que no es imprescindible sacar la máxima nota (aunque si aconsejable) y podemos usar esto a nuestro favor para estar más relajados el día del examen.

 

Para que os aclaréis, cada uno de los examenes de la oposición es eliminatorio y en aquellos que "puntúan" (teoría y físicas), habrá que obtener tan solo un 5 para pasar a la siguiente prueba. Por el contrario, en aquellos que no puntúan (ortografía, psicos...) se establecerá una nota de corte para pasar a la siguiente prueba.

 

La plaza, por tanto, no la conseguirá aquel que más media obtenga de entre las pruebas que son puntuables, sino aquel que pase todas y cada una de las pruebas, incluyendo la entrevista personal.

 

 

¿Cuántas preguntas hay que contestar?

Normalmente los exámenes de la oposición a Policía son tipo test y el nº de preguntas es de 100. 

 

Por cada acierto que tengamos, sumaremos 1 punto y por cada error, restaremos 0,5 puntos, por lo que ya debemos presuponer que un aspecto importante a tener en cuenta es el nº de preguntas a contestar.

 

Por si alguien no lo sabe, en este tipo de examenes se incluyen preguntas que pueden o no estar dentro de los temarios disponibles para preparar la prueba. Es decir, hablando en %, el 70-80% son preguntas más o menos asequibles, que podemos encontrar en los mejores temarios (como el nuestro), el otro 20% se reparte entre preguntas que, o bien son muy rebuscadas y que sería imposible recoger en un temario (debido a que la legislación es tan amplia que no es posible recogerla toda), o que son tan específicas que aunque estén relacionadas con la materia que piden estudiar en la convocatoria, se salen del contexto real debiendo ser "casi" un experto en la materia para estar seguro de su respuesta.  De aquí, podemos deducir que debemos identificar muy bien las preguntas que estamos totalmente seguros de contestar.

 

El nº de preguntas a contestar en un examen varía según hayamos estudiado más o menos. Si vamos bien preparados a un examen, lo lógico sería hacer lo siguiente: contestar 65-75 preguntas de una forma segura, después queda al juicio de cada uno el contestar más o menos...

 

A continuación vamos a exponer qué hacer en diversos casos.

 

 

Entonces, ¿no se deben contestar todas las preguntas?

¡Por supuesto que no! Es uno de los errores más comunes y por el que opositores que pueden estar preparados para aprobar y que han estudiado mucho, se quedan en el camino por no tener este aspecto en cuenta.

 

El contestar las 100 preguntas es casi un suicidio. Debemos de tener en cuenta que saber con total seguridad más de 80-90% de preguntas es casi imposible, por lo que ya estamos jugando con un 10-20% a las "quinielas".

 

Pongamos unos ejemplos:

 

 

CASO 1

Decido contestar 100 preguntas, 60 de ellas las sé casi con seguridad, 30 dudo y 10 es a "sorteo". Tendremos un desastroso suspenso. Imaginemos que de las que estabamos casi seguros, solo son 50 las que acertamos, que de las 30 que dudamos solo 10 acertamos y que las otras 20 las fallamos y que las que hemos jugado a la "quiniela" acertamos el 50%, es decir 5 aciertos y 5 fallos. Por tanto, el resultado sería el siguiente: 50 + 10 + 5 (acertadas)= 65 puntos. Ahora le tenemos que restar los fallos (35 fallos x 0,5puntos)= 17,5.

Resultado final: 47,5 (o lo que es lo mismo 4,75 sobre 10). 

 

Este caso que hemos expuesto es poniendose en el mejor de los casos, así que imagínate en el peor. 

 

CASO 2

Veamos que pasaría si solo contestamos las que estamos "casi" seguros. 60 preguntas, de las cuales solo son aciertos 50 y 10 son fallos. Resultados= 50-10x(0,5)= 45 puntos sobre 100 (4,5 sobre 10).

 

Este ejemplo muestra que al estar cerca del 50% el nº de preguntas que presuponemos saber casi con seguridad, sería acertado arriesgar un poco y contestar alguna más de las que dudemos.

 

CASO 3

Sé contestar 75 preguntas, de las cuales 70 estoy "casi" seguro y de las otras 5 dudaba. De las 70 casi seguras, he acertado 65, y de las que dudaba he acertado 2. Por tanto, tenemos 65+2=67- errores (8x0,5)=63 sobre 100 (6,3).

 

El caso óptimo por tanto es contestar aquellas preguntas de las que estamos casi seguros y un nº aproximado a 75-80 en total. En el caso de que el nº de preguntas que creamos saber no se aproxime al nº de preguntas que estamos aconsejando contestar (75-80 en total), lo mejor es ver cuántas hemos contestado con total seguridad. Nos fijamos en el próximo caso.

 

CASO 4

Es un examen en el que estoy completamente seguro de la respuesta a 60 de las preguntas y el resto hasta 100 me suenan pero no llego a estar seguro, es preferible contestar las 60 preguntas que me sé y no arriesgar con las que tengo incertidumbre. De estas, son 58 las que acierto y 2 las que fallo, por lo que la nota final será un 5,7.

 

Como ves, hemos contestado seguros un nº de preguntas inferior al aconsejable, pero estamos totalmente seguros de que lo que hemos contestado es lo correcto.

 

CASO 5

Puede darse el caso de que contestes menos de 50 preguntas de forma totalmente segura. Aquí lo aconsejable es no arriesgar más de la cuenta ya que el aprobado o el suspenso se pende de un hilo. Imaginemos que hemos contestado 45 preguntas seguro. Si dejamos así el examen está claro que tenemos un suspenso como la copa de un pino. Por supuesto, la mejor opción pasa por arriesgar, pero no sin usar la cabeza. Habrá otras preguntas que te sonarán y que seguro que por intuición puedes acertar y otras que no tendrás ni idea. Por tanto, es preferible que llegues al menos a 60-65 preguntas  estando aproximadamente seguro de que son correctas. Está claro que no hay seguridad de aprobar, pero al menos, habrá posibilidades ya que, si nos dedicamos a contestar "a diestro y a siniestro" el suspenso será inminente.

 

 

LO ÓPTIMO:

  • Contestar en primer lugar solo aquellas preguntas que sepamos seguro.
  • Después, hacer recuento de cuantas son esas preguntas.
  • De ser inferior a 55-60 tendremos que arriesgar y lo haremos con aquellas de las que tengamos una gran intuición de saber la respuesta (CASO 5). 
  • Si el nº de preguntas que sabemos es superior a 70-75 o aproximado, lo aconsejable es dejarlo tal cual y seguir repasando el examen por si puedes deducir alguna más.

 

 

 

¿Cómo empezar un examen?

Sobre todo sin nervios. Aunque tengas que tener todas las cosas anteriormente mencionadas en cuenta, lo que hayas tenido que hacer, a lo que estudiar se refiere, ya lo has hecho en los meses atrás. De poco sirve alterarse e intentar repasos de última hora...no te van a salvar de tu destino (sea cual sea).

 

Por supuesto, hacer caso al examinador es la 1ª pauta a tener en cuenta. 

Leer muy bien todo lo que se indique en las instrucciones y prestar caso a las explicaciones es la 2ª. Una vez comenzado el examen, contesta solo aquellas preguntas que sabes con seguridad y no contestes las que dudas, a estas hazle una señal si te dejan escribir en el cuadernillo para que cuando le des una primera vuelta, puedas volver rápidamente, no perder mucho tiempo y repasar por si caes en cual es la respuesta.

 

Hay que ser muy inteligente (y para ello no hace falta ser el más listo) y debéis deducir cuáles son aquellas preguntas que son asequibles, las que son de una dificultad media y aquellas que son prácticamente imposibles de contestar sin ser expertos.

 

Consejos para realizar el examen.

  • El día anterior de nada sirve pegarse el "atracón". Es muy aconsejable descansar muy bien y no tocar ni siquiera los apuntes. Dejad que la mente descanse para ir al examen totalmente "lúcidos".
  • Preparad todo la noche de antes (DNI, cartera, ropa con la que os sintáis cómodos, etc).
  • La alimentación y el descanso de los días anteriores al examen es muy importante.
  • Desayunad bien pero sin pasarse.
  • Estar tranquilos, como hemos dicho, los nervios solo son perjudiciales.
  • Leer muy bien lo que se os pide en cada ejercicio  o prueba. De esto puede depender un aprobado o suspenso.
  • El día de la prueba NO hablar con otros opositores (pueden crearte más dudas de las que tienes, ponerte más nervioso, etc). Es preferible estar solo y atender bien a los examinadores. 
  • Hacer caso de todas las indicaciones que se os den.
  • Si os dicen que NO podéis escribir, hablar, preguntar o cualquier otra cosa, NO lo hagáis a menos que os digan que podéis hacerlo (no es un juego lo que estáis haciendo, así que hay que ser serios con lo que se os dice).
  • Si acabáis antes de tiempo el examen, volver a repasarlo una y otra vez. Nunca levantéis la mirada del examen, siempre podréis sacar algo más provechoso repasando que mirando lo que hacen los demás.
  • Por supuesto, NO intentéis copiar o seréis expulsados de forma inmediata.
  • Llevad siempre el material necesario (DNI, varios bolígrafos o lápices).

Errores comunes

  • Hablar con otros opositores igual o más nerviosos que tú.
  • Ser impuntual.
  • No hacer caso a las indicaciones de los examinadores.
  • Comenzar  el examen antes de que lo indiquen.
  • Comenzar a poner vuestro nombre antes de que lo indiquen.
  • Comenzar a hacer cualquier cosa antes de que lo indiquen.

Si somos tan repetitivos con lo anterior, será por algo :)

  • Contestar a todas las preguntas del examen sin estar seguro de las mismas.
  • No saber el material que hay que llevar a examen.

CONCLUSIÓN Y REALIDAD

Después de todo lo descrito anteriormente, queremos hacer constar que estas conclusiones están basadas en nuestra propia experiencia y en casos reales, en los que, en muchas ocasiones, el opositor que aprueba, no es el más listo ni el que más sabe, es el que ha tenido todas estas cosas en cuenta y ha sido inteligente a la hora de jugar sus cartas en este juego.

 

Hay opositores cada año que aprueban incluso sin estudiarse todos los temas (cosa que no aconsejamos), que aprueban contestando solo aquellas preguntas que saben a ciencia cierta y por supuesto que estan muy concentrados en ser ellos y nada más que ellos de lo que están pendientes ese día, olvidándose de los demás y jugando sus cartas. Por otro lado, hay muchos casos en los que "el mejor y más listo de la clase" se queda en el camino por no considerar todos estos aspectos.

 

 

La conclusión más acertada es que sepáis a lo que estáis jugando, y dediquéis un tiempo a elaborar vuestra propia estrategia. 

 

Con todo este contenido, os dejamos, deseando mucha suerte a todos/as aquellos/as que confiáis en nosotros cada día.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 8
  • #1

    Emilio (domingo, 04 mayo 2014 20:17)

    Gracias por sus consejos, los seguiré!

  • #2

    Alex (domingo, 04 mayo 2014 20:25)

    Hay descanso entre el examen de teoria y el de ortografia?

  • #3

    Gert (domingo, 04 mayo 2014 21:31)

    Respecto al descanso solo comentarte que es prácticamente inexistente. El año pasado al finalizar el teórico ya estaba leyendo las instrucciones para el de ortografía.

  • #4

    Alex (domingo, 04 mayo 2014 21:34)

    Gracias Gert!

  • #5

    Pablo (lunes, 05 mayo 2014 12:31)

    Buenas, sabéis el núm. de preguntas de ortografía (creo que son 50), el tiempo que dejan y si restan las negativas? En el psico. también restan las negativas? Gracias y saludos.

  • #6

    Alberto Pastor (domingo, 15 marzo 2015 03:51)

    Gracias por vuestro consejos es de gran ayuda un saludo

  • #7

    nogueira (viernes, 22 mayo 2015 20:25)

    el ingles es puntuable

  • #8

    conchi (lunes, 27 julio 2015 00:20)

    Gracias por tus consejos, la verdad que son de gran ayuda en estos momentos uno sabe lo

Quiénes somos

El Rincón del Policía. Web dedicada a la preparación del Proceso Selectivo Escala Básica del Cuerpo de Policía Nacional. Propiedad del Grupo RdP (El Rincón del Policía S.L.)

Teléfono fijo: 911 333 252

Teléfono móvil: 622 730 759

Whatsapp: 622 730 759

Rellene el siguiente formulario para suscribirse al boletín de noticias de RDP Formación.

Pincha en el siguiente botón si quieres recibir todas las noticias
Acceso a Zona Alumnos

Acceso a Zona Alumnos

Acceso Campus Online

Acceso Campus Online



Somos profesionales en la formación para el acceso a FF. CC. SS. Si estás interesado/a en preparar la oposición a Guardia Civil. Accede pinchando en el siguiente botón a nuestra web de El Rincón del Guardia Civil.


contador online