6- Casos prácticos Policía Local- La Detención (Mayores de edad)

Descarga
6º Caso práctico- La detención (Mayores de edad)
supuestos practicos 6.pdf
Documento Adobe Acrobat 217.6 KB

CAPITULO III: LA DETENCIÓN

Con lo abordado hasta ahora, tenemos los conocimientos necesarios para realizar una detención, no obstante, aún queda que añadir para que está sea lo más cualificada posible.


Como ya hemos visto antes, la detención es una medida cautelar de carácter personal por la que limita a una persona, provisionalmente, de su derecho a la libertad con el fin de ponerla a disposición del Juez de Instrucción.

El pilar legal de la detención nace en el Art. 17 de la CE que establece que toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, salvo en los casos y formas previstos en la ley.


La detención no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos, y, en todo caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, el detenido deberá ser puesto en libertad o a disposición de la autoridad judicial.


Además según este artículo constitucional, toda persona detenida debe ser informada de forma inmediata, de modo que le sea compresible, de sus derechos y de las razones de su detención, no pudiendo ser obligada a declarar. Se garantiza la asistencia de abogado al detenido en las diligencias policiales y judiciales, en los términos que la ley establezca.

La primera distinción en la detención viene marcada en la edad del sujeto, así pues, dependerá si es mayor o menos de edad.

 

SUBCAPITULO I: LA DETENCIÓN EN MAYORES DE EDAD

La norma básica, es que, por simples faltas penales no se procede a detener nunca. Las faltas penales son infracciones leves al C.P. que se pagan con pequeñas penas, donde la detención puede entenderse superior en castigo, a la punibilidad que tendría aparejada tal acción.


Ante la excepción, en el apartado anterior, cuando el reo no tenga domicilio conocido, puede procederse a la detención aún debiéndose de una simple falta penal. No suele ser el caso más habitual.


Podremos practicar la detención, cuando un sujeto comete un delito de más de 3 años de cárcel, o bien, revista gravedad suficiente o así lo considere el Policía que la realiza porque haya indicios suficientes de no presentarse cuando sea requerido por el juez, bajo su objetividad profesional.


Primero entendemos, o al menos así lo considera la Ley, que en muchos delitos no es necesaria realizar una detención y bastándose con una imputación de hechos, si vamos a proceder por juicio rápido, o simplemente informar mediante atestado a la autoridad judicial.


Entendamos que, por ejemplo:


Dos personas discuten, el sujeto A y el sujeto B, este último empieza a subir el tono de voz y a volverse agresivo. En ese momento el sujeto B le da un fuerte golpe al vehículo que allí mismo tenía estacionado el sujeto A, causando un daño material importante. Somos de inmediato requeridos por el sujeto A ante los hechos ocurridos.

¿Procedería la detención del sujeto B?.


Como nosotros no somos peritos, no podemos saber el coste de los daños ocasionados, tampoco vamos a valorar si se trata de una falta o un delito penal, y no sería necesaria realizar una detención, pues es una medida exagerada, en este caso, para el sujeto B. No obstante la imputación se la realizará el Juez y no nosotros, ya que no procede un juicio rápido por este hecho, pues necesitamos un tiempo aún, para saber la cuantía de los daños ocasionados.


Se recogen los datos personales del sujeto B, también recogemos los datos del sujeto A, así como de todos los testigos presentes en la zona que pudieran haber visto algo (están obligados a identificarse y a colaborar), realizaremos unas fotografías del estado del vehículo, así como la fecha y hora y el punto exacto donde se produjo el altercado.

Comunicaremos al sujeto B que los hechos acontecidos pueden revestir punibilidad, serán presentados ante la autoridad judicial, la cual podrá requerirle teniendo éste obligación de presentarse.


Al sujeto A se le pide que presente una factura realizada por un taller especializado de los daños ocasionados.


Realizamos un Atestado con el suceso y lo remitimos al juzgado, qué nos podrá requerir para las investigaciones que considere oportunas.

Veamos ahora un ejemplo más avanzado.


Un conductor de un vehículo va a una velocidad manifiestamente excesiva y este, no se detiene ante un semáforo en rojo, cuando están cruzando un grupo de personas, obligándolas a echarse bruscamente para atrás para evitar que sean arrolladas por el vehículo.

En tal supuesto, es recomendable proceder por juicio rápido, ya que no necesitamos un dato de valor que deba demorarse (en el ejemplo anterior, el importe de los daños ocasionados), y tenemos en la escena de los hechos todos los datos necesarios.

El conductor es un imputado no detenido, ya que se le procede a imputar un presunto delito contra la seguridad del tráfico, pero se le pide que nos acompañe voluntariamente hasta el departamento de Policía.


Se le informa que le asisten ciertos derechos que se le leerán en el acto:

• Será informado, de modo que le sea comprensible, y de forma inmediata, de los hechos que se le imputan.
• Derecho a guardar silencio no declarando si no quiere, a no contestar alguna o algunas de las preguntas que le formulen, o a manifestar que sólo declarará ante el Juez.
• Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.
• Derecho a designar Abogado y a solicitar su presencia para que asista a las diligencias policiales y judiciales de declaración e intervenga en todo reconocimiento de identidad de que sea objeto. Si el detenido o preso no designara Abogado, se procederá a la designación de oficio.


Recordemos que el mismo se ofrece a ir voluntariamente a la Jefatura de la Policía, donde procederemos a avisar a un abogado, le leeremos nuevamente los derechos que le asisten en su presencia y a tomarle declaración.

Ante este caso, es posible que él no quiera tener representación letrada, siempre de forma expresa, basándonos en un presunto delito contra la seguridad del tráfico, usando el artículo 520.5 LEcrim, para que si él así lo desea, no sea asistido por abogado.


Nos pondríamos en contacto con el Juez para solicitarle cita para juicio rápido, así pues, con la fecha y hora otorgada, se le haría saber al imputado de su obligación de compadecer en el juzgado en cuestión. Nos quedaría remitir el Atestado con todas las diligencias al Juzgado, de forma inmediata.


También entendemos que sí él se niega a acompañarnos voluntariamente, habría que llevarlo detenido y proceder la tramitación pertinente, además en ese caso, le asistirían todos los derechos expresados en el artículo 520 de la LEcrim.

Ahora veremos ya la detención en sí.


Nos avisan para presentarnos en una vivienda, donde un denunciante anónimo asegura escuchar gritos de alguien pidiendo auxilio en el piso de enfrente.

Al llegar al lugar de los hechos observamos a una mujer llorando y diciendo que su marido la amenazó de muerte e intento agredirle físicamente, pero que huyó al saber que la Policía estaba alertada y se acercaba al lugar.


En este ejemplo tenemos una clara violencia de género, hay que recordar que la violencia de género es siempre de hombre a mujer, las otras violencias acometidas en el núcleo familiar, serán malos tratos en el ámbito familiar, por ejemplo la violencia verbal o física ejercida de mujer contra hombre, hombre contra niños ó personas mayores.


Primeramente, tenemos a la victima, la cual nos comenta que su marido la amenazó de muerte (es delito según el C.P. art. 171), ahora nos falta encontrar al agresor, así que, imaginemos que lo encontramos en una cafetería debajo de la vivienda. En este caso, procedemos imputarle un presunto delito de amenazas, violencia de género, y accedemos a detenerlo, ya que una imputación no es suficiente en este caso, pues al terminar las diligencias él tendría total libertad para volver a su domicilio, quedando la victima desprotegida del agresor.


Hay que destacar, que es importante usar los principios básicos de actuación, congruencia, oportunidad y proporcionalidad, en concreto la oportunidad nos valdrá para convenir, si esperamos a que el sujeto salga de la cafetería porque quizás no sea el momento apropiado para entrar a buscarlo, o bien, entrar directamente, cosa que valoraremos nosotros.


Entendamos que el imputado no detenido, goza de total libertad y el detenido es privado de ella.


Así pues, como detenido se le leen los siguientes derechos:

• Derecho a guardar silencio no declarando si no quiere, a no contestar alguna o algunas de las preguntas que le formulen, o a manifestar que sólo declarará ante el Juez.
• Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.
• Derecho a designar Abogado y a solicitar su presencia para que asista a las diligencias policiales y judiciales de declaración e intervenga en todo reconocimiento de identidad de que sea objeto. Si el detenido o preso no designara Abogado, se procederá a la designación de oficio.
• Derecho a que se ponga en conocimiento del familiar o persona que desee, el hecho de la detención y el lugar de custodia en que se halle en cada momento. Los extranjeros tendrán derecho a que las circunstancias anteriores se comuniquen a la Oficina Consular de su país.
• Derecho a ser asistido gratuitamente por un intérprete, cuando se; trate de extranjero que no comprenda o no hable el castellano.
• Derecho a ser reconocido por el Médico forense o su sustituto legal y, en su defecto, por el de la Institución en que se encuentre, o por cualquier otro dependiente del Estado o de otras Administraciones Públicas.


Procederíamos a tomarle declaración y los pasos pertinentes para realizar un juicio rápido, o bien, después de las diligencias de investigación, ponerlo de forma inmediata a disposición judicial, pero nunca, en libertad pues en este caso, el agresor puede terminar su amenaza, ya será el Juez el encargado de tomar una medida preventiva contra el agresor para asegurar la integridad física de la victima.

Valgan estos ejemplos, para entender la proporcionalidad usada ante actos delictivos diversos. Es importante no extremar las situaciones y no emplear detenciones o fuerza contra el presunto reo, si no es absolutamente necesaria.


Como hemos visto ya, los derechos que le asisten a toda persona detenida son:

• Derecho a guardar silencio no declarando si no quiere, a no contestar alguna o algunas de las preguntas que le formulen, o a manifestar que sólo declarará ante el Juez.
• Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.
• Derecho a designar Abogado y a solicitar su presencia para que asista a las diligencias policiales y judiciales de declaración e intervenga en todo reconocimiento de identidad de que sea objeto. Si el detenido o preso no designara Abogado, se procederá a la designación de oficio.
• Derecho a que se ponga en conocimiento del familiar o persona que desee, el hecho de la detención y el lugar de custodia en que se halle en cada momento. Los extranjeros tendrán derecho a que las circunstancias anteriores se comuniquen a la Oficina Consular de su país.
• Derecho a ser asistido gratuitamente por un intérprete, cuando se; trate de extranjero que no comprenda o no hable el castellano.
• Derecho a ser reconocido por el Médico forense o su sustituto legal y, en su defecto, por el de la Institución en que se encuentre, o por cualquier otro dependiente del Estado o de otras Administraciones Públicas.

Ahora examinaremos uno por uno, para entender un poco más de lo que se tratan estos derechos fundamentales.

• Tiene derecho a no hablar, a no tener que responder absolutamente nada, por lo que no hay que realizarle preguntas si este se niega a contestar, pues estaríamos presionando al reo contra uno de sus derechos. Tampoco procede realizar preguntas sin que este presente su abogado.

• No tiene porque declarar contra si mismo, esto es así porque quién tiene que demostrar que es culpable de un acto delictivo es la justicia con las pruebas recogidas en la investigación. Salvo que él expresamente se quiera confesar culpable, y aún así, hacen falta pruebas que ratifiquen esta postura.

• Tiene derecho que tenga un abogado, bien el que le represente habitualmente o uno de oficio, que no quita que sea gratuito, ya que tendrá que abonar las cuotas establecidas, salvo que no tenga una fuente de ingresos o esta sea insuficiente. Tendrá que estar presente en la declaración, aunque el abogado no podrá meterse en ningún momento en las preguntas que se realicen, salvo indicar que no proceden, o que su testigo se niega a contestar. Tampoco podrá mantener charla con el cliente antes de la declaración, y solo podrá reunirse con él una vez que esta termine. De lo contrario podrá solicitarse otro abogado. Además estará presente si se procede a realizar una rueda de reconocimiento, por ejemplo, para dar fe que se cumple la legalidad y no se vulneran los derechos de su cliente.

• La famosa, “tengo derecho a una llamada”, aunque esto no es exactamente así. La Ley establece que tiene derecho a que se ponga en conocimiento de un familiar, no obstante, esto puede hacerse llamando el propio Policía a una familiar del presunto reo e informando del lugar donde se encuentra y los hechos que se imputan.

• Tiene derecho a que un intérprete pueda traducirle los motivos de la detención y los derechos que le asisten, si el presunto reo no habla la lengua castellana.

• Puede ser reconocido por un médico, bien para asegurar que no sufrirá agresión alguna por parte de la Policía, o bien porque en la detención sufrió algún menoscabo físico. Este derecho es importante para ambas partes, ya que asegura que la detención fue correcta y que no se produce ningún tipo de tortura mientras dura y que el presunto reo no tiene ninguna lesión que pueda agravarse durante la detención.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

El Rincón del Policía. Web dedicada a la preparación del Proceso Selectivo Escala Básica del Cuerpo de Policía Nacional. Propiedad del Grupo RdP (El Rincón del Policía S.L.)

Teléfono fijo: 911 333 252

Teléfono móvil: 622 730 759

Whatsapp: 622 730 759

Rellene el siguiente formulario para suscribirse al boletín de noticias de RDP Formación.

Pincha en el siguiente botón si quieres recibir todas las noticias
Acceso a Zona Alumnos

Acceso a Zona Alumnos

Acceso Campus Online

Acceso Campus Online



Somos profesionales en la formación para el acceso a FF. CC. SS. Si estás interesado/a en preparar la oposición a Guardia Civil. Accede pinchando en el siguiente botón a nuestra web de El Rincón del Guardia Civil.


contador online